17.12.15

En mis 30 casi 40

Hace años, cuando estaba apenas en mis 20, como toda joven tenía una inmensa esperanza en la vida, tenía un súper motor (mi hijo) y pensaba que una vez que tuviera experiencia en mi profesión, sería invencible.

A la distancia, recuerdo a mi amiga Norma, que me lleva 10 años, y quien a sus 34 años (en aquel entonces)  se quejaba de que a su edad era muy difícil encontrar trabajo, y yo incrédula ante su situación, le decía (muy ilusa) que era una mujer muy inteligente, con mucha experiencia, que a diferencia de mi, era más fácil de que la contrataran, en realidad admiraba todo lo que ella era (y la sigo admirando y extrañando), pues pensaba que yo quería saber todo lo que ella sabía...

De eso, hace 13 años, y mi edad ya sobrepasa a la de entonces de mi amiga, tengo 37 y la situación laboral en México es canija, no sé si es igual que en aquel entonces, pero esta cabrón.

Constantemente busco actualizarme, manejar las nuevas tecnologías, pero la competencia es canija. Cientos de jóvenes egresan de las universidades de la ciudad, y traen conocimiento nuevo, y están dispuestos a trabajar realizando muchas actividades por poco dinero.

La realidad es que en México (y en otros países) está la situación económica muy jodida. No soy experta en el tema, pero basta con ver cómo cada semana el pago de mi trabajo se esfuma (y puedo asegurar que el de millones de mexicanos pasan por lo mismo),  o cuando voy al mandado (porque soy una persona normal) y cada quincena el costo es mayor por el mismo número de productos y los mismos de siempre.

Los factores pueden ser muchos: mala administración del gobierno; economía rapaz; capitalismo deshumano; poca oferta de trabajo para profesionistas; ene número de situaciones. Lo cierto es que la situación de hace trece años no ha cambiado; la vida laboral sigue siendo perra, y en la jungla sobrevive el más fuerte. ¡A seguirle!

Mi amiga Norma (negro) y yo



No hay comentarios.:

Robots, inteligencia artificial y seres humanos

Este es un ejercicio que hice para una clase de Desarrollo Humano de la Lic. de Mercadotecnia. Por Lizeth García Peña La industri...