6.5.11

Mis hijos están muertos

Comparto con Uds. este ejercicio escritural que hicimos con Cristina Rivera-Garza, en la materia Creación Literaria de la Maestría Cultura Escrita.

Las voces no son propias, no son de los creadores del texto, sino que nuestra única intervención es el orden en que aparecen las expresiones. Todo cuenta, espacios, tachados, colores, letras, etc. Espero les guste el experimento.



Mis hijos están muertos.

Si fuera su hijo estoy segura que buscaría hasta la última piedra

para encontrar al culpable, perdóneme, pero

yo no le doy la bienvenida.




Luz

Alguien que clama en vano contra el cielo:
la sorda inmensidad, la azul indiferencia,
el vacío imposible para el eco.



Quiero que se ponga en mi lugar

Mis hijos están muertos.

Lloro por esa patria que no he tenido nunca,
la patria que edifica la angustia en el desierto.





eran estudiantes uno estaba en la universidad y otro en la preparatoria además trabajan para pagar sus estudios, no tenían tiempo para andar en pandillas,

¿Cómo explica usted señor presidente…? ¿en qué se sustenta para decir que los jóvenes eran pandilleros, mis hijos y sus compañeros eran estudiantes no pandilleros?

“por supuesto” (FCH)

no me diga eso, haga algo






Sedienta como el mar y como el mar ahogada
de agua salobre y honda

Mis hijos están muertos






María

vengo desde el abismo hasta mis labios
que son como una torpe tentativa de playa,
como arena rendida
llorando por la fuga de las olas.








eran estudiantes uno estaba en la universidad y otro en la preparatoria




Mis hijos están muertos.





Yo no les creo nada, no les creo lo que dicen... pónganse en mi lugar, díganme


qué harían, mataron a mis dos hijos , no tenían tiempo para andar en pandillas


y ustedes vienen a decir que ahora sí van a hacer algo, lo que hagan

no me los va a devolver.

Mis hijos están muertos.



póngase en mi lugar



Mis hijos están muertos.


Entre las cosas busco Tu huella y no la encuentro.
Lo que mi oído toca se convierte en silencio,
la orilla en que me tiendo se deshace.




A mí me mataron a mis dos únicos hijos, póngase en mi lugar, estoy segura que

¿Dónde estás? ¿Por qué apartas tu rostro de mi rostro?
¿Eres la puerta enorme que esconde la locura,
el muro que devuelve lamento por lamento?




Si hubiera sido su hijo, hubiera sacado a los responsables hasta debajo de las piedras.

Esperanza,
¿eres sólo una lápida?




Para mí no es usted bienvenido, ninguno de los que están aquí es bienvenido para mí, todos le dicen bienvenido, pero para mí no son bienvenidos porque ya

…el espanto la máscara perfecta de la nada.




Mis hijos están muertos.



Voz de Luz María Dávila;

Poema: El muro de los lamentos de Rosario Castellanos

Editado por Lizeth García

Mientras cuidas exámenes

Consejos para profes  Cosas que puedes hacer mientras aplicas exámenes semestrales, sin dejar de tener un ojo de águila, y que no pued...