23.10.09

QUE BONITOS LEGISLADORES TENEMOS...

No puedo dejar de comentarlo... Tenemos funcionarios de mierda, que lo unico que piensan es en sus intereses, el pueblo, la raza que nos partimos la madre, no importamos. Al querer subir los impuestos, por supuesto a ellos nos les quitan el ISR ni nada, su sueldo es integro, porque ademas les pagamos toooodos sus gastos y sus tremendos aguinaldos...

Y ahora resulta que los priistas despues de que votaron, en la Camara de Diputados, a favor del incremento, los senadores del mismo partido, en revancha a lo que dijo el pdte. del PAN, se niegan a votar en favor, o sea, ni siquiera estan considerando al pueblo, es por puro capricho...

Bendito Mexico y su gobernadores, funcionarios, burocratas y demas, asi vamos a avanzar !!

7.10.09

Malditos perros.

Malditos perros, no dejan de ladrar, y la cabeza está por reventarme. Quisiera que desaparecieran… o mejor aún, se fueran con todo y su dueña. Mientras tanto sigo acostada sobre el sofá, tratando de descansar. Por cierto, la Soco, o sea mi vecina, es igual de insoportable, siempre con su cara larga y malhumorada; desgraciada, siempre que la saludo retuerce la boca y apenas si me responde. Y no es que me importe, pero a mí me enseñaron a ser educada, por aquello de tener menos problemas en estos chiqueros de condominio, pero esta Soco le hace daño estar encerrada con sus animales en su casa y sin marido… tanto que hasta huele a perro. ¡No paran los malditos! ¿por qué no los callará? Deberían tener compasión de mí.

A diario pasan por el pasillo estos condenados animales, haciendo el mayor escándalo posible, hasta parece que les caigo mal, porque encima del ruido, se paran justo en mi puerta para seguir ladrando.

Hoy no salieron a hacer sus gracias al jardín, por fin puedo descansar, porque este dolor de cabeza no cesa. Desde que tengo las molestias, llegan momentos en que pierdo la conciencia y ya no se qué pasa. Hoy no salieron los perros.

Me asomo por una esquina de la ventana, y escucho a la Soco y a la Clemen platicar, la Soco se ve muy acongojada, se murieron los perros, no sabe qué les pasó, que ayer estaban muy bien y hoy amanecieron babeados del hocico y estaban muertos. Ayer, justo ayer, perdí la conciencia, y lo único que recuerdo, es que soñé que servía un plato lleno de carne envenenada, y que unos seres extraños la comían y en vez de hablar ladraban, yo gritaba ¡coman asquerosos!, y dejaron de hacer ruido. Hoy ya no hay ruido, los perros se murieron, por fin podré descansar.

Mientras cuidas exámenes

Consejos para profes  Cosas que puedes hacer mientras aplicas exámenes semestrales, sin dejar de tener un ojo de águila, y que no pued...