20.9.09

La caja de los recuerdos


Cuando hago limpieza, suelo tirar la mitad de las cosas que considero que ya no voy a utilizar, siguiendo un poco el consejo de que si algo ya no lo utilizas en un año, es mejor no conservarlo. Y al estar metida en mi closet me encontré una caja que he cargado conmigo desde que estaba en la primaria: mi caja de recuerdos.


Direcciones viejas, teléfonos que ya no existen, pensamientos que se han quedado atrapados en las tarjetas y cartas de amigos, de quienes ya no se qué fue de ellos… palabras que huelen a viejo, a recuerdos de antiguos novios, buenos deseos de amigas que ya no vi después de que salí de Ensenada.


Al abrir la caja, las imágenes de mis incondicionales corrieron por la memoria: la Güera, Tania, Chely, Eiko y Karlita; de mi prima Lili, que dejó Ensenada de niña y ya ahora busca ser madre; de Oscar, Ricardo y Luis, que en algún momento ocuparon una parte de mi corazón; de los compañeros de escuela que me regalaron un poema, un dibujo o un pensamiento sincero. Recordé a personas que ya había olvidado que me enseñaron algo importante.


Fue como una caja de Pandora, pero en vez de males, salieron recuerdos bonitos, otros cómicos, y otros tristes. Decidí continuar con ella, sólo para acudir a ella en momentos en que necesite revisar mi vida, y acordarme de todas las personas que han pasado por mi vida, y que yo he pasado por ellas…

9.9.09

De fanaticos...

¿Por qué no seré una fanática de algo? Pudiera ser fanática de la moda y andaría todo el día en tacones, aunque se me revienten los pies, pero eso sí, muy nais… o tal vez una fanática de los Beatles, tendría toda la colección de discos en vinil, para que sea más interesante. Me considero seguidora de Café Tacvba, voy a sus conciertos, pero no tengo sus discos, así que no soy una fanática. Ni siquiera logro ser creyente en un dios… en qué momento una persona se vuelve fanática de un dios, qué pasa por su mente para que decida que es su único camino y tomar al pie de la letra todo lo que lee o le dicen que debe hacer y ser. Ni idea, porque no logro experimentar nada, nadita de lo que un fanático siente… Para llegar al grano, en qué momento al pastor se le ocurrió secuestrar un avión sólo para dar su mensaje, porque es 9 de septiembre (mes 9), de 2009, 999, que volteados dan 666. No, la verdad no lo entiendo. ¿Alguien me puede explicar?

6.9.09

-Bebé! Ya te dije que no te fueras para allá!

-Chori! Chori! Ven para acá

------

-Vente!... no, espérate, ten cuidado!


Al leer lo anterior, pensarán que es una madre cariñosa hablándole a su pequeño niño, pues siento decepcionarlos, es mi vecina del siguiente piso que todas la mañanas y durante varias veces al día, sale a pasear a sus perros coker espanish obesos, porque además de hablarles como si fueran niños, sufren de la enfermedad más común en nuestro país: la obesidad… sino es que también son diabéticos. Y cada que sale con sus animales, les habla como si fueran humanos… ¿en serio cree que los perros le van a entender? ¿en serio pensará que son como personas y que escuchan? Dudo mucho que sus obesos perros entiendan las instrucciones que les da, mucho menos cubran su soledad.

Debería de ver a Cesar Millan, El Encantador de perros, que mas que terapiar a los perros, terapea a sus dueños.

Robots, inteligencia artificial y seres humanos

Este es un ejercicio que hice para una clase de Desarrollo Humano de la Lic. de Mercadotecnia. Por Lizeth García Peña La industri...