30.1.07

Crónicas no tan marcianas

Viajar en los camiones, queda una expuesta a todo tipo de aventuras o calamidades, según sea el humor del día.

Día X, temprano, como a eso de las 10 de la mañana.

Subo como todos los días a la "burra" (termino coloquial dado al camión de pasajeros, que mas bien parece caja de zapatos con ruedas y que sumba como monstruo encabronado), le pago mis 6.50 pesos que aun cobran en la ruta 20 de noviembre y Villa, hasta ahorita, la tarifa más barata de la ciudad.

Después de un buen tramo, entre que sube y baja gente apurada por llegar a sus destinos, se sube un hombre, justo donde cruzan las vías del tren, entre el bulevar Paseo de los Héroes, donde cohabitan estatuas de personajes mexicanos junto con la de Abraham Linconl, y la avenida 20 de noviembre, este hombre peinado con una cola de caballo, amarrado escrupulosamente por varias ligas, para que no quede ningún pelito suelto, qué decir, muy bien peinado. Se sienta a mi lado, acomodándose rápidamente en el asiento pegado a la puerta. Yo, como pocas veces, veo a través de las ventanas, sin atender del todo a lo que voy viendo, en eso escucho "buenas tardes", volteo y es el joven, que se había sentado a mi costado, con su mochila y vestido de saco y pantalones con bolsas, pienso en ese momento que tal vez es un mesero de algún restaurante, digo buenas tardes sin ninguna emoción, sin embargo, el rostro del joven pinta una sonrisa, no tanto de amabilidad, sino mas bien con coquetería; me ve a los ojos, y yo de manera rápida posiciono los míos de nuevo en las ventanas, sin embargo, él con sus bigotes de color elote, sigue buscando mi mirada, yo incómoda, recuerdo que cargo con un libro en mi mochila, así que me apresuro abuscarlo para que me rescate de la mirada insistente del tipo.
No creo que lo haga por molestar, sin embargo su simpatía me desconcierta, porque al subir al camión lo que menos se encuentra en los rostros de los demás es gana de simpatizar, ganas de caer bien... pensándolo bien tal vez los caminos a nuestras casas o a los trabajos serían más agradables si hablaramos con los compañeros de asiento, sería más corto el tiempo.
Por fin, el hombre bajó del camión antes que yo, qué bueno, no quería que se fijara donde bajo, por qué, no lo sé...

17.1.07

cuando esté menos visceral continuo....
El año comenzó, con más frío que nunca, con nieve en Maneadero (pueden creerlo!), muy contentos todos porque será el año del cerdo, según el calendario chino, que indica abundancia (eso esperamos todos), pero por lo visto iniciamos con más gastos, pues la tortilla vale más cara, los huevos caros (maldición, quiesiera mandarle una gran mentada de madre ese pelele, que bien se ha ganado el calificativo), todo con más... ese pequeño presidente, que parece duende al lado de quien sea, cree que se va a ganar al pueblo así?...

Mientras cuidas exámenes

Consejos para profes  Cosas que puedes hacer mientras aplicas exámenes semestrales, sin dejar de tener un ojo de águila, y que no pued...